Causas y tratamiento de las varices pélvicas en mujeres.

Varices de la pelvis en una mujer embarazada

Las venas varicosas de la pelvis pequeña en las mujeres se caracterizan por su aumento de diámetro y tortuosidad. La mayoría de las veces, esta afección se asocia con una disfunción de las válvulas venosas. A pesar de su prevalencia relativamente alta, esta enfermedad rara vez se diagnostica.

Esto se debe a la multitud de síntomas, cuyo principal dolor es siempre el dolor. Es típico de patologías ginecológicas, neurológicas, gastrointestinales. A veces, la VVMT se disfraza de trastorno musculoesquelético, en particular síndrome radicular y osteoartritis de las articulaciones de la cadera.

Descripción y motivos

Las venas pélvicas dilatadas no siempre se hacen visibles porque a menudo se encuentran muy por debajo de la piel. Ésta es una de las razones de la complejidad del diagnóstico. Con VVMT, la elasticidad y el tono de las venas disminuyen, la sangre circula mal y comienza a estancarse. El bloqueo y la expansión de las venas crea un obstáculo para el flujo sanguíneo.

En el corazón del mecanismo VVMT está la falla de las válvulas en las venas de los ovarios, lo que hace que la sangre regrese y se produzca reflujo. Esto conduce a un aumento de la presión intravenosa y la estasis sanguínea, así como a la formación de circuitos adicionales de flujo sanguíneo: colaterales.

El factor desencadenante más importante es la displasia, un subdesarrollo del tejido conectivo que afecta a alrededor de un tercio de la población. La displasia es un defecto congénito en el que se reduce el nivel de colágeno necesario para la fuerza de los vasos.

En el período posterior a la menopausia, la gravedad de las venas varicosas disminuye, lo que habla a favor de la teoría de la influencia hormonal en el estado de las venas.

La progesterona, una hormona sexual femenina también conocida como la "hormona del embarazo", puede debilitar significativamente el tono del sistema venoso. Por un lado, reduce el tono del útero y así previene los abortos espontáneos. Por otro lado, debilita las paredes de los vasos sanguíneos y hace que se expandan. La situación se ve agravada por el crecimiento del útero, que presiona cada vez más las venas grandes y provoca la formación de vías de derivación del flujo sanguíneo, colaterales. Es por eso que la VVMT es muy común durante el embarazo.

Los factores de mayor riesgo de las venas varicosas incluyen:

  • demasiado alto o, por el contrario, muy poca actividad física;
  • embarazo múltiple;
  • partos múltiples o complejos;
  • enfermedades ginecológicas: endometriosis, fibromas, etc . ;
  • Uso prolongado de hormonas esteroides, incluidos anticonceptivos.

Tipos y grados

Mujer embarazada que toma medicamentos para las venas varicosas de la pelvis

Hay dos tipos de venas varicosas en la pelvis. El primer tipo se llama venas varicosas de la vulva y el perineo, el segundo es el síndrome de congestión venosa de la pelvis. Ambos tipos pueden desarrollarse de forma aislada o combinarse entre sí, que es lo más común. Las mujeres embarazadas se enfrentan principalmente a lesiones venosas vulvares, que en más del 91% de los casos desaparecen por sí solas después del parto.

BPVMT también se clasifica según el origen y la ubicación. Las venas varicosas se dividen en venas primarias y secundarias según su origen. Las venas varicosas primarias se desarrollan debido a una insuficiencia de las válvulas venosas. El embarazo se convierte en el detonante. Las venas varicosas secundarias son causadas por enfermedades sistémicas.

En términos de localización, VVMT está completo cuando todas las venas de la pelvis se ven afectadas y algunas de ellas afectan selectivamente a una o más venas. Según el diámetro de las venas, hay 3 grados de gravedad:

  • 1 cucharada. - hasta ½ cm;
  • 2 cucharadas. - 0, 6 - 1 cm;
  • 3 cucharadas. - más de 1 cm.

Síntomas

Los síntomas de las venas varicosas incluyen:

  • expansión dolorosa y pesadez en la parte inferior del abdomen;
  • aumentando el número de secreciones;
  • diversas enfermedades del tracto urinario;
  • aumento de peso rápido al principio del embarazo.

El dolor suele empeorar después de las relaciones sexuales, la hipotermia, caminar mucho o estar de pie. Cuando las venas superficiales de los genitales y la parte superior de los muslos se ven afectadas, pueden aparecer venas y una red vascular de color rojo azulado.

Los signos de las venas varicosas a menudo se parecen a una cistitis: micción extremadamente dolorosa en pequeñas porciones.

Hacia el final del embarazo puede haber una sensación de ardor e hinchazón de los genitales. Este síntoma requiere atención especial, ya que es posible que se desarrolle inflamación o ruptura de las venas, lo que puede provocar un sangrado severo.

¿Cuál es el peligro de BPVMT

Las venas varicosas pueden causar varias complicaciones potencialmente mortales. En primer lugar, es la tromboflebitis o tromboembolismo: inflamación de las venas dilatadas que conduce a la formación de coágulos de sangre. Cuando un coágulo de sangre, un trombo, bloquea un vaso, el suministro de sangre a la placenta se bloquea. El resultado del bloqueo es insuficiencia placentaria e hipoxia fetal.

Otra complicación grave es el riesgo de aborto espontáneo y parto prematuro debido a la mala circulación sanguínea.

Debido a la dilatación de las venas, es posible que los médicos no permitan un parto natural para minimizar el riesgo de rupturas venosas que provocan hemorragias internas o uterinas.

Tratamiento

Ejercicio para las varices pélvicas

En mujeres embarazadas, la terapia con medicamentos se limita al uso de flebotónicos y antitrombóticos. Si el dolor es severo, se pueden usar medicamentos del grupo de agentes antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Si existe riesgo de falta de oxígeno en el niño, el tratamiento se lleva a cabo en un hospital con el uso de antihipoxicos.

A partir del cuarto mes se puede realizar una operación fleboesclerosante, en la que se inyecta un venosclerosante en las venas afectadas. El efecto del procedimiento se evaluará después de 7 días y se repetirá si es necesario. Se debe usar ropa de compresión durante toda la semana posterior a la operación. Es posible lograr la involución venosa en una sesión, pero con mayor frecuencia es necesario realizar 3-4 procedimientos de flebosclerosis.

El síndrome de dolor persistente y un gran diámetro de las venas dilatadas de más de 1 cm son una indicación para una operación. Solo se puede realizar en los primeros 2 trimestres del embarazo utilizando métodos suaves de coagulación con láser o ondas de radio. Si la VVMT es causada por la retroflexión del útero, se realiza una cirugía plástica en los ligamentos del útero.

Los médicos recomiendan a las mujeres embarazadas diagnosticadas con venas varicosas pélvicas que hagan más ejercicio y que hagan más ejercicio para evitar el estancamiento de la sangre en la pelvis. El uso de un vendaje de compresión y la dieta retrasará la progresión de VVMT.

El menú debe estar compuesto de tal manera que contenga principalmente alimentos de origen vegetal, así como productos lácteos fermentados y cereales en volumen suficiente.

Un contraste creciente o una ducha perineal aseguran un buen efecto. Durante el procedimiento, la mujer se sienta en un asiento especial en forma de anillo, se suministra agua desde abajo y se dirige al perineo. La duración del procedimiento es de 3-5 minutos, el curso del tratamiento incluye 15-20 sesiones.

La prevención del desarrollo y la progresión de las varices se reduce principalmente a optimizar la actividad física y la dieta. Lo más importante es eliminar cargas estáticas y dinámicas prolongadas, ajustar la dieta e incluir más frutas y verduras en la dieta. En las primeras etapas de las venas varicosas, la terapia con ejercicios y los ejercicios de respiración, el uso de prendas de punto de compresión ayuda.